TALLER DE CUENTO NIVEL AVANZADO




Taller de Cuento Nivel Avanzado 2016- PRIMAVERA



Martes de 19-21 hrs.

Una sesión semanal.

Duración: Un trimestre a partir de septiembre 2016.


Costo: $40.000 mensual s/matrícula.
MÁS INFO: lilian.elphick@gmail.com 


Read more...

Microrrelatos de amor y desamor

 

Robert Doisneau


Revista Brevilla presenta la antología de microrrelatos de amor y desamorAQUÍ

Read more...

Viejo Mundo



El 31 de mayo de 1962, Otto Adolf Eichmann, alias Ricardo Klement, teniente coronel de las SS, es condenado a la horca. El verdugo le hace la pregunta de rigor: ¿Con capucha o sin capucha? Eichmann prefiere el rostro descubierto y va a la horca silbando la Marcha Radetzky, creada por Strauss padre en honor al militar austriaco bautizado Joseph. Un flautista, nacido en Hamelín, Baja Sajonia, acompaña al criminal en los acordes de la famosa composición, mientras la tarde cae en magníficos arreboles, con la lengua afuera, entre rosada y morada, sin extradición alguna.

Seis años más tarde Arrivederci Hans, de la italiana Rita Pavone, sería la canción más escuchada de Europa y la inglesa Lesley Lawson, Twiggi, luciría su esquelética figura en la revista Vogue.






Read more...

Póngase sereno y apunte bien *


Ernesto "Che" Guevara

Cuando el sol cae como una piedra, recorremos la ribera del Ñancahuasú. Tenemos hambre y las tropas nos persiguen los zapatos, mordiéndonos en chasquidos, ramas que se quiebran, gritos y amenazas. Nos separamos. Huyo por las quebradas y el fusil pesa. El asma no me da tregua. Las ráfagas se escuchan cada vez más cerca.

El primer disparo se aloja en mi pierna. Me cortarán las manos y las mujeres arrancarán mechones de mi pelo. Lavarán mi cuerpo para sacarle fotos. Mucho después, los turistas visitarán la escuelita de La Higuera llevando mi imagen en sus camisetas.



* «¡Póngase sereno y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!» (Ernesto “Che” Guevara a su asesino, el sargento Mario Terán).


Read more...

El mejor de los caminos

 
Federico García Lorca
 
Gracias a Federico
El 31 en la tarde tomé el auto y como Jimmy Dean partí a mil por hora por caminos de tierra rumbo a ninguna parte. Sobreviví a los ronceos, a la calamina y al polvo. Se me cruzaron dos vacas y encandilé a un conejo que cruzó de una zarzamora a otra. Detuve el auto en un recodo del pedregal. Me bajé, respiré el aire de grillos, la bosta cercana me hizo recordar mi adolescencia cuando veraneaba en L. y me llevé a un amigo al río. No creí que fuera mozuelo, era igual que yo: de mejillas quemadas por el sol y de manos ansiosas. Nos ladraron los perros y les tiramos piedras, luego nos bañamos desnudos en una orilla tibia del río, donde se juntaban los guarisapos. Me regaló uno y yo lo guardé en una caja de fósforos. La luna llena del último día de diciembre iluminó nuestros cuerpos que se unían pecho a pecho, cadera a cadera. Él me besó como un inexperto: la lengua iba y venía por mi ojo, remojando la córnea y las pestañas con insistencia. Con el otro ojo vi a dos caracoles apareándose en el amor de sus babas. Cuando me tocó los muslos, ellos no se escaparon como peces sorprendidos, se quedaron quietos sintiendo la mano caliente del muchacho que subió y subió en círculos tímidos hasta el matorral juvenil, y ahí enhebró los dedos con eficacia de sastre aprendiz. Sin duda corrimos el mejor de los caminos. De vuelta a casa, el horizonte de perros dormía su sueño de belfos y pulgas. Entré a casa con el pelo húmedo y revuelto de flores secas de arrayán. Miré por la ventana y allí estaba el potro de nácar bajo la luna gorda. Y aquí estoy yo en un tiempo que no es tiempo, bajo el peso de las estrellas silenciosas. No hay fuegos artificiales ni petardos a medianoche, no hay nada. La luz del entendimiento me hacer ser muy comedida. Me meto al auto y duermo contando estrellas, por allí está la Cruz del Sur como un volantín del cielo, por allá las Tres Marías celebrando otro año estelar. Un brazo de la Vía Láctea me hace unos cariños desde arriba, la Nube de Magallanes navega bien encarenada, sin amarras. El cielo es mío como lo fue el muchacho. No quiero decir, por mina, las cosas que él me dijo. Y me enamoré hasta las patas. Te voy a regalar un costurero cuando junte unos pesitos, prometió. Tú bordarás con los mejores hilos lo que nos pasó, la luna y el río. No te pincharás porque usarás un dedal, y si te sale sangre de tijeras o agujas, bébela y piensa en mí. Eso me dijo. Aún espero ese regalo para poder cruzar la historia de amarillos, verde que te quiero verde. El sueño no fue fácil. Nada fue fácil: los párpados se movieron de un lado a otro, como canicas enjauladas en la piel. Y lo salvaje fue su punto de fuga. Lo prefiero a la delicada tibieza de lo doméstico, de ese disfrute casi irreal que tienen las construcciones humanas. Los caminos estaban tan lejos, sin embargo. Ahí podríamos haber corrido sin cansarnos nunca. 
 
***
 
 "El mejor de los caminos" fue publicado originalmente en el diario iberoamericano La Insignia. También en Confesiones de una chica de rojo, de Lilian Elphick (2013).


Read more...

La gran novela de Jorge Marchant

 
 
Por Omar Pérez Santiago

Con su oficio y mayor osadía, con su respetable background literario, con las lecturas de los mejores novelistas norteamericanos, con la distancia de vivir a veces fuera del “horroroso Chile”,  Jorge Marchant Lazcano ha escrito la novela “Cuartos Oscuros”,  que reluce con una  técnica aguda en el arte de la novela de construir una realidad ficticia.

Marchant Lazcano ha construido un personaje vivo y desafiante,  un escritor chileno que vive un momento complejo. Está solo, sin padres ni hermanos y un amigo acaba de suicidarse. El escritor es ya mayor y se siente ninguneado y que su obra no ha sido bien reconocida en un Chile chaquetero de resentidos y envidiosos, inclinados a la rivalidad y al chisme. Además, hace frio y es invierno. Está contagiado del virus VIH.

Por recomendación de un amigo, el escritor decaído se marcha a Nueva York. Pero, no se va a vivir al Manhattan de Truman Capote, ni al de Brooklyn de Paul Auster. El escritor chileno vive en el West Harlem, arrienda una pieza a una familia colombiana, en el 140 st con Broadway, donde conviven con lauchas. Almuerza gratuitamente en el Gay Men Health Centrum, una institución de prevención y apoyo, que dirige una ONG.

El escritor ascético no romantiza, ni maldice esa frágil vida en Harlem. Durante las primeras páginas de la novela el escritor, fiel a su profesión, leal a su vocación, ve a Nueva York desde una mirada de los escritores que han vivido o han escrito sobre Nueva York. Es una visión algo ensayística sobre esa parte de la ciudad, una humanidad cosmopolita en movimiento. Es un homenaje a Nueva York que aparece como un caso de estudio, de visión desde dentro. Es un homenaje a Nueva York y sus escritores, como por ejemplo, el neoyorquino representativo de la novela policiaca, creador de un detective solitario en “El Halcón maltés”, el escritor Dashiel Hammet que morirá en Nueva York en 1961, en medio del olvido, solitario, silencioso y alcohólico. Una anécdota de las primeras páginas de “El Halcón Maltés” lo conmueve:  a Mr. Flitcraft, un ciudadano modelo, le cae una viga desde lo alto de una construcción. Si una viga al caer accidentalmente podía acabar con su vida, entonces Mr. Flitcraft cambiaría su vida, entregándola al azar, por el sencillo procedimiento de irse a otro lado. Esa historia de la viga que casi le mata, se convierte en un tópico y en un link literario. El episodio fortuito de la viga que cae del edificio  lo usó  también Paul Auster en su novela “La noche del oráculo”. El protagonista, el escritor Sidney Orr, se lanza de nuevo a la vida después de haber vivido una experiencia que lo puso al borde de la muerte.

Y luego, instalado el personaje de la novela “Cuartos Oscuros” se echa también a andar y entra por azar en una meseta donde la lectura es placentera, con recursos del thriller y con giros sorpresivos. El personaje asciende socialmente para, en pleno Greenwich Village, ubicarse en el centro artístico y bohemio, o en una cierta  alma o memoria literaria de Nueva York, donde hay espacio para la aventura y también para perderse. Y entonces, la novela aparece como un tributo y  es tributaria, a la vez, del fantasma de Manuel Puig en la Gran Manzana. El talentoso escritor argentino vivió también en Nueva York, entre los años 1978 y 1980, donde escribió las crónicas literarias para la revista española postfranquista Bazaar, recopiladas en “Estertores de una década. Nueva York 78”.

Y en “Cuartos Oscuros” el escritor chileno se encuentra súbitamente con las rémoras de Puig, con personajes que eventualmente convivieron con él. Personajes imbuidos en el imaginario Puig, el cine, el folletín, las grandes estrellas.

La historia de la búsqueda de la raíces de Puig en un personaje ciego, funciona como la estatua del pájaro en el Halcón Martés, o las técnicas de Paul Auster en la búsqueda de personajes perdidos. Son mecanismos que hacen que la historia avance.

La novela trata sobre el  asunto de la soledad existencial,  la investigación sobre el alma secreta que lleva un hombre,  la dificultad de saber quien uno es. Es decir, uno de los más amados temas de la literatura. Y en este caso, es la soledad del escritor. La soledad puede ser triste, pesimista y desconsolada. Pero  la soledad del escritor no es solo abandono. Puede ser también la libertad. La soledad tiene su contraparte, es la libertad de buscar caminos, de ser curioso, de comprometerse con realidades nuevas. Encontrarse, reflexionar, seguir otro camino. El escritor solitario puede aventurarse, tiene la libertad para asumir riesgos. Y así su vida cambia y se transforma en el trascurso de la novela.

El conocido “realismo ácido” de Jorge Marchant Lazcano de sus anteriores novelas, que con un ácido muriático intenta deshuesar la hipocresía, cede ahora un poquito a ciertos rasgos de la literatura fantástica, en ciertas maniobras de María Luisa  Bombal, Borges y Cortázar, para quienes la aceptación total de la realidad equivale a parálisis. El realismo se desfronteriza en ciertos capítulos, y de pronto aparecen anécdotas algo alucinadas, algo mágicas, que potencian e iluminan su literatura. Al personaje-escritor le basta en una escena tocar a alguien para súbitamente verse envuelto en una obsesión, o en un caos. O, a veces, basta la traduccion de un texto de Puig, para que crea que el autor le habla a él. Son los materiales con los que se tejen los  sueños.
Me parece seguro afirmar que la novela “Cuartos oscuros” de Jorge Marchant Lazcano, por la solvencia de sus personajes y de su trama, adquirirá un lugar privilegiado en la literatura chilena.




Cuartos oscuros, de Jorge Marchant Lazcano.
Tajamar Editores, Santiago de Chile, 2015. 


Read more...

Escritura



"Escritura" pertenece al libro Diálogo de tigres (2011) 









 

Read more...

Arqueología de la luz

 

Bernardo Torrens

[los amantes ciegos detienen sus manos 
cuando la luz se instala
en la piel de la sombra
bufan los cuerpos
tiritan
espolonean los pliegues
las hendiduras

la pelvis se entrega al placer de la apertura
cruel
hueso contra hueso

los amantes ciegos

la grupa y el cierrabocas
la lengua y la musarola
la baba en puente
de los dientes
pezón lucifer
que corcovea
en el galope de las
claraboyas]




Read more...

Brevilla. Revista de minificción


                               Ilustración de Sergio Astorga

Brevilla. Revista de minificción pretende compilar no sólo microrrelatos, sino otros géneros literarios, ya sea aforismos, haikús, prosa poética brevísima, verso breve, y expresiones visuales como ilustraciones, comics, fotografía, etc.

Para el envío de colaboraciones, he aquí algunas indicaciones:
5 a 8 textos que no excedan de una (1) carilla tamaño carta + breve bio autor/a en un solo documento word. Por separado, adjuntar fotografía de autor/a, de no más de 150 px, en formato jpg o png.
Ejemplo: nombreautor.doc ; nombredeautor.jpg

Correo: revistabrevilla@gmail.com 

Los textos serán evaluados para su eventual publicación.

 Comité editorial: Patricia Nasello (Argentina), Sergio Astorga (México/Portugal) y Lilian Elphick (Chile).


Sergio Astorga


Read more...

公案

[Qué se mueve primero
te pregunto
qué sonrisas trae
el vendaval
de tu boca
qué se mueve
dime
tú que estás perdido
en la palabra
tú que eres
indecible
en la procacidad del silencio
qué se mueve primero
¿el viento o la bandera?
vamos
no es tan difícil
los días no son una marca
en el calendario
¿o pensabas que adorando
tu dedo meñique
ibas a salvarte
de los girasoles
que crecen
mar afuera?]





Read more...
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP