Intertextualidad, por Carolina González

Se presentan dos autores de contextos diversos pero que tienen algo en común: la intertextualidad entre unos selectos escritos que se irán especificando poco a poco.
El primer autor: Francisco de Quevedo, connotado poeta lírico, escritor político y severo moralista; quien perteneció al período barroco conformando una tendencia estilística de nombre: conceptismo, el cual tenía como base romper el equilibrio de la forma y el contenido haciendo que este se desarrolle a costa de aquella. El ideal de los escritores conceptistas es decir mucho con pocas palabras; éstas significan, a veces, dos o tres cosas a la vez. El resultado suele admirar por la
agudeza del ingenio.
Pese a ser Quevedo un desenamorado y misógino, es considerado uno de los mejores poetas amorosos. Si bien no cantó a mujeres concretas, lo hizo a la honda pasión del amor, a los efectos que esto produce en quién lo siente. Entonces toma este sentimiento del amor como la razón de vida, tomando a la muerte como su contrario, su rival.
El siguiente soneto de corte petrarquista en donde la muerte no vence al amor, quedará evidente en el último terceto.

Amor constante más allá de la muerte (Francisco de Quevedo)

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
médulas que han gloriosamente ardido:

su cuerpo dejará no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.


La siguiente autora es chilena, Lilian Elphick, quien nace en Santiago en el año 1959. Su obra cuentística ha sido considerada entre múltiples antologías aparecidas en nuestro país y en el extranjero. Además fue distinguida como finalista en el premio Juan Rulfo. Se ha desempeñado como directora de talleres literarios y guionista de televisión. Hasta el año pasado presidía la corporación cultural Letras de Chile.
Esta autora además de crear cuentos, crea microcuentos, los que en nuestro país han tenido un gran auge, ya que se han creado varios concursos en lugares tan cotidianos como en el “Metro” de la capital. Es así que el avance de las tecnologías ha logrado que los microcuentistas chilenos puedan acceder a festivales virtuales sobre este subgénero. Durante el primer festival virtual el año 2004 (
www.letraschile.com), auspiciado por la corporación cultural de Letras, es que las editoriales autorizaron a la publicación de algunos textos y allí en donde se ha encontrado el siguiente microcuento perteneciente a la señora Lilian Elphick.

MAS POLVO ENAMORADO
(Lilian Elphick)

Soñé contigo, Pelá.
Soñé que te hacía
polvo
y que tú me lo agradecías.

Entre ambos textos existe una intertextualidad de tipo continuo, ya que comenzando con el título del microcuento “Mas polvo enamorado”, notamos que guarda similitud con el último terceto del soneto de Quevedo. Entonces esto nos da un sentido de continuidad, y se puede tomar de varias formas: qué ocurrió con ese amor después de la muerte, qué pasa con los amores en la muerte, o qué le pasa a la muerte con el amor, que es lo que resalta mayormente el microcuento y esto también provoca y causa un sentido de continuidad, es decir, es el tratado del microcuento con la muerte. Ocurre que el hablante lírico juega con la muerte quevedesca, esa muerte que separó lo físico pero no el sentimiento, y es así que se demuestra que hasta la muerte es capaz de amar, esta representación de la “Pelá” agradeciendo por un “polvo” demuestra que la muerte también siente y también ama.
Pero agregado a esto, el microcuento tiene un tono burlesco de este amor sublime quevedesco ya que el amor presentado por Elphick es de corte sexual.
En segundo lugar, y lo más interesante del fenómeno intertextual, es que ambos autores juegan con el lenguaje connotativo. En primera instancia, Quevedo asume ese “polvo” enamorado como huesos desechos (cuando los humanos morimos sólo queda el polvo del rastro físico de lo que alguna vez fuimos) y que aún siguen amando. Pero la autora del microcuento, toma también el elemento connotativo sólo que lo aterriza a su sociedad contextual: la chilena. Entonces la palabra “polvo” como la mayoría de los chilenos la utiliza, ella la usará también para nombrar una relación de tipo sexual.
Además la otra connotación de idiosincrasia chilena es la utilización de la palabra “Pelá” aludiendo a la muerte.
Todo esto me lleva a pensar que el microcuento de Elphick es una concreta asimilación de cómo el lector chileno toma lo clásico. Es un elemento casi cultural y masivo el burlarse, el tomar el doble sentido en las apreciaciones y buscarle otras denotaciones a las palabras, es nuestra forma de descansar y relajarnos con respecto a lo clásico, es no tomarse tan en serio lo serio y reír de lo que otros no harían. El chileno es así… serio cuando quiere y burlón todo el tiempo.

En:
Resurrección
***
Nota: Agradezco a Carolina su interesante análisis sobre mi microcuento, incluido en el volumen Ojo Travieso, pronto a ser publicado con el apoyo del Consejo Nacional del Libro y la Lectura, Santiago de Chile.

2 Comentarios:

pentapolina lunes, marzo 19, 2007  

Lily:
Me siento halagada por tu valoraciòn
a mi humilde análisis.
Realmente me alegra que te haya gustado.
Mucho éxito en la publicación,
que todo salga bien.

Cariños y un abrazo!

Carolina

Lili martes, marzo 20, 2007  

Gracias a ti, Carolina. Y claro que puedes escribirme.
Cariños, Lili

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP