A nuestro señor desollado Xipe Totec

Por Natalia Bronfman Elphick


Imponente veo ahí al hombre vestido con la piel de otro. En su trascendente poder presiento, con y sin mesura, su propia evolución y retorno.

Gira una relación cruel, hermosa y dialéctica entre el hombre y el hombre, entre el hombre y su carne, entre su alma y su exterior.

En una fiesta roja y naranja, el hombre incrustó la espina gruesa de un saguaro florido en otro hombre. Muerto el hombre, trascendió en un saguaro florido.

Se miró entonces el hombre a sí mismo y vio al hombre muerto y, en un último intento de recuperarse, arrancó la piel del que había sido entregado a Xipe Totec.

La piel aún viva vació sus últimos gritos líquidos; la piel joven expelió grasa blanca y suave. El hombre lloró, alegre por la próxima cosecha y la comida de sus futuros hijos que comerían de ella.

Así, en señal cósmica, cíclica, el hombre viste la piel del hombre muerto y mendiga por su pueblo, en representación cruel y hermosa de su propia naturaleza.

El ritual es que el hombre viste su propia carne y por eso la respeta. Es suya, por tanto depende de ella.

Hoy esa dialéctica ya no está. Hoy la fiesta perdió el color del horizonte, y la espina de metal se incrusta en la entraña y la carne se bota, toda. Y el hombre no trasciende en saguaro, sino en metal.

Entonces, el hombre ya no viste su propia carne por miedo a la misma; la mata y la bota, como la come y la caga.

El hombre que mendigaba en la piel de otro, en señal de honor, no está solo; está con el otro. En cambio, hoy el hombre está solo en señal de haberse comido a sí mismo.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP