Algunos apuntes sobre el canon literario

Por Lilian Elphick
 

El debate sobre el canon literario. Enric Sullà


Enric Sullà define el canon como “una lista o elenco de obras consideradas valiosas y dignas por ello de ser estudiadas y comentadas”, agregando que “el elenco de obras y autores sirve de espejo cultural e ideológico de la identidad nacional”. (Sullà.1998:11). El editor resalta la estrecha conexión entre canon y poder en el sentido de quién selecciona estas obras de ‘excelencia estética’. Como ejemplo de tradición y conservadurismo cita El canon occidental de Harold Bloom quien defiende la calidad meramente estética de la literatura. Así como una rosa es una rosa es una rosa (Gertrude Stein), para Bloom, el canon es el canon es el canon. Y este canon –según algunos artículos de internet (1)- es básicamente WASP (White Anglo-Saxon Protestant ) y DWEM (Death White European Males), excluyendo lo que el mismo Bloom denomina la “Escuela del Resentimiento”, es decir, grupos de “feministas, afroamericanistas, marxistas, neohistoricistas, decontruccionistas y, en fin, a todos los ‘ bárbaros ’ que ejercen la crítica cultural”. (Ibíd:12). Sullá advierte que en su lista hay “veintiséis autores, todos ellos de raza blanca y de sexo masculino, con la excepción de dos mujeres.” (Ibíd:13).

Para Sullà, ‘el caso Bloom’ ha suscitado polémicas en los Estados Unidos entre ‘occidentalistas’ derechistas (Bennet) y ‘multiculturalistas’ (Hughes). “La sociedad norteamericana de los últimos veinte años se ha convertido, debido a la constante emigración, integración y ascenso social de los descendientes de los nuevos ciudadanos, en un conglomerado de razas, lenguas y culturas, expresado mediante el marbete de “multiculturalismo”…” (Ibíd:14).

Con respecto al canon literario y dentro del marco del multiculturalismo, “se trata de admitir en el canon escritores y obras que representen a esas minorías [étnica y/o sexual]”. Esto “pone de manifiesto el retorno de una concepción de lo literario como “reflejo” y “representación…” (Ibíd: 16-17).

La Canonicidad. Wendell V. Harris
 Harris inicia su ensayo determinando el origen griego de la palabra ‘canon’, kanon , que significa “ “regla o medida y, por extrapolación, “correcto” o “autorizado” (Ibíd:37), estableciendo que la palabra ‘canon’ es más exacta que ‘selección’, y sugiriendo –en su cita a Curtius- la existencia de varios cánones, la invariabilidad y variabilidad del canon bíblico y el canon literario moderno, respectivamente:

“ [Curtius]… considera catálogos primerizos de autores, aspectos del siempre renovado conflicto entre antiguos y modernos, la formación del canon en la iglesia, el canon medieval y, finalmente, los cánones modernos.” (Ibíd:38).
“[…] la gran entelequia de los procesos de canonización bíblica tendía al cierre, mientras que los cánones literarios siempre han permitido implícitamente que, por lo menos, existiera la posibilidad de añadir obras nuevas o revaloradas.” (Ibíd:39).

Basándose en A. Fowler, Harris determina seis tipos de cánones y agrega otros cuatro:
1.- El canon potencial : “Comprende el corpus escrito en su totalidad, junto a la literatura oral que aún pervive”.
2.- El canon accesible: “Parte del canon potencial disponible en un momento dado”.
3.- El canon selectivo: “ Listas de autores y de textos [en] antologías, programas y reseñas críticas.”
4.- Canon oficial: “Una mezcla de esas listas”.
5.- Canon personal: “Lo que los lectores individuales “conocen y valoran”.
6.- Canon crítico: [Es el] “que se construye con aquellas obras, o partes de obras, que son tratadas por los artículos y libros de crítica en forma reiterada.”
7.- Canon cerrado (canon 7 ): “El término canon aplicado a un corpus textual cerrado, único y dotado de autoridad, como por ejemplo la Biblia…”
8.- Canon pedagógico (canon 8 ): … “ lista de libros que se enseña generalmente en los institutos y universidades…”.
9.- Canon diacrónico (canon 9 ): Se trata de un centro (Harris habla de núcleo) de autores y obras que “cambia radicalmente.” Si es diacrónico es porque éstos se suceden en el tiempo.
10.- Canon del día [nonce canon] (canon 10): … “ periferia que cambia rápidamente”. (Ibíd:42-44). (2).

A la hora de diferenciar criterios y funciones a los cánones selectivos, es decir, la lista de autores y textos en antologías y otros, Harris propone:

1.- Provisión de modelos, ideales e inspiración que cambian constantemente de acuerdo con la época.
2.- Transmisión de la herencia del pensamiento: … “proporcionar lo que se considera el conocimiento cultural básico para interpretar los textos del pasado, ver los temas actuales con perspectiva histórica y orientarse en los logros estéticos, cambios sociales y políticos y debates filosóficos que han durado siglos.” (Ibíd:51).
3.- Creación de marcos de referencia comunes: … “no sólo cualquier canon particular es justificable sino que también algunos cánones son necesarios para proporcionar puntos de referencia en común. “ (Ibíd: 52).
4.- Intercambio de favores [logrolling]: Logrolling es un término de política económica: yo voto por tu ley y tú votas por la mía; se hace extensible al ámbito literario: yo alabo tu libro y tú haces lo mismo con el mío, práctica muy común en Chile.
5.- Legitimación de la teoría: leer un texto, ya sea desde el new criticism, deconstrucción o marxismo, “de modo que apoye sus propias preferencias”. (Ibíd:54).
6.- Historización: …“análisis de cómo y por qué determinados textos tienen poder en el mundo (o no lo consiguen, si es el caso) en un momento dado.” (Harris citando a Tomkins) (Ibíd:55).
7.- Pluralismo: Se refiere a la atención prestada en diferentes épocas a las literaturas escritas por mujeres y minorías étnicas.
8.- Selección de textos como selección de lecturas: un canon “se construye a partir de cómo se leen los textos, no de los textos en sí mismos.” (Ibíd:56).
9.- Competencia: … “siempre existirán cánones en competencia: es imposible evitar el problema de qué textos son los que uno desea discutir o compartir en su antología o artículo crítico o programa de curso o polémica.
Harris finaliza su ensayo con un conveniente mea culpa:
“Está bien reconocer que la mayor parte de nuestra literatura [de Estados Unidos] tiene un sesgo masculino, blanco y anglosajón además de individualista y competitivo.” (Ibíd: 60).
***
En: Sullà, Enric (Compilador). El canon literario. Madrid:Arco/ Libros, 1998.


Notas
1.- a.- “ Updike apunta lo que en los noventa, cuando Bloom publica “El canon occidental”, ha llegado al paroxismo: el auge de los particularismos. No hay una revolución (que implicaría una ideología y un programa), sino una rebelión (actos, reacción de rechazo a un lenguaje impuesto por la clase hegemónica, los “wasp”) de las minorías, que acceden a los departamentos universitarios con el decreto de discriminación positiva bajo el brazo. Con la angustia de quien teme que su civilización letrada sea devorada por los nuevos bárbaros (el triunfo de los últimos de la clase), a los que bautiza como líderes de la Cultura del Resentimiento, Bloom pasa revista a los Homero de cada siglo (desde Dante hasta Joyce y, en cada página, Shakespeare), a los que implícitamente compara con la sarta de escritorzuelos de esas minorías particularistas que hacen de su naturaleza (negritud, judíos pelirrojos, gays de Nebraska, cubanos del tercer exilio...) una trinchera desde donde disparar contra el blanco de la cultura occidental.”
María José Furió: Tres lecciones literarias (reseña de W. H. Auden, Trabajos de amor dispersos; Harold Bloom, El canon occidental; Vladimir Nabokov, Curso de literatura europea)

b.- “Menospreciando la crítica feminista afro-americana (lo políticamente correcto), Bloom proclama un triunvirato (europeo, blanco y masculino) en el canon de Occidente: Dante, Shakespeare y Cervantes, quienes, según él, especialmente Shakespeare, nos inventaron .”
Patricia McDermott . Nuevos horizontes: el canon decimonónico y la nueva crítica de 1900. University of Leeds. Artículo encontrado en:

c.- […] “ Hay un movimiento norteamericano que se ocupó de estudiar qué ocurría cuando una escritora que publicaba en Estados Unidos era mujer, negra y lesbiana. Los estudios marginales han tenido una importante repercusión para la teoría literaria. Hoy día hablamos del canon, el conjunto de aquellos escritores más apreciados por una época determinada. En la literatura americana se ha hablado del canon WASP, la lista de escritores que deben reunir una serie de requisitos (White, Anglo Saxon and Protestant) para que se integren en este selecto grupo, los clásicos y mejores en una sociedad. Cuando estudiemos por qué esa sociedad los considera así, sabremos entonces mucho de ella. El canon WASP lo establece la teoría norteamericana al observar que muchos de los autores no estaban integrados en él.”
Artículo encontrado en:

2.- Con respecto a los conceptos de centro y periferia como un sistema binario, Moszczynska señala que “ la mencionada dialéctica memoria/olvido está directamente ligada al pensamiento fronterizo y al sistema binario. Retomando las nociones bajtinianas del umbral y la frontera, Lotman muestra cómo la periferia condiciona la existencia del centro, de la misma manera que la no-cultura (es decir, lo exterior a una cultura dada) define a la cultura, o el sujeto se auto-concibe mediante el otro. Así, la incapacidad de decir el mundo, propia de la lengua, garantiza la existencia de la estructura misma a través de la presencia obligatoria de otra lengua, otra cultura, otro sujeto (Lotman 1999).
De hecho, las fronteras entre el afuera y el adentro de la semiósfera marcan una zona en la cual las fuerzas opuestas luchan entre sí. Paralelamente, en las fronteras internas de la semiósfera, las que separan a distintas culturas, se produce la intersección de los elementos culturales externos e internos. Se puede concluir entonces que: a) la coexistencia de las lenguas es una estado propio de la estructura, b) varios textos de distinto grado de traducibilidad se entrecruzan en la zona fronteriza, produciendo así adopciones, absorciones de los elementos que la invaden. (Ibid). Con esta última característica se explica el desplazamiento de las fronteras y la transformación de las culturas.
Por lo tanto, según las premisas del pensamiento binario, no hay “centro” sin “periferia”, “textos canónicos” sin “apócrifos” ni “yo” sin “el otro”. En la propia constitución de la estructura se precisa lo externo a ella, en forma de barbarie, entropía. Así como el canon clásico generó a los 'bárbaros' en función de su lenguaje del que carecen 'los otros' (Pozuelo 2003), la esfera cerrada de cada cultura se autorretrata como ordenada, organizada frente a la esfera exterior, representada como lo desordenado, lo desorganizado, lo caótico, “lo malo”. La comprensión de este proceso es crucial para desmitificar la frecuente “demonización” del otro.”
Katarzyna Moszczynska. Lotman y el feminismo: ¿una alianza posible? Artículo encontrado en: http://www.ugr.es/~mcaceres/Entretextos/entre5/kasia.htm

***
Más información en El canon literario


0 Comentarios:

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP