El Tricomaniaco

In memoriam Rodolfo Bravo.


Personajes: El Tricomaniaco
Jesmarita
Tricomaniaco, solo, sentado en una silla. Duerme.

T: (bostezando) Qué bueno es despertar y recuperar energías. El Tao dice que no hay que eyacular... pero a mí me encantan las guarradas. Mi semen debe estar en las piernas de muchas mujeres, zozobrando, resbalando despacio por esos muslos, esas entrepiernas. ¿Ven? Uso sólo camisas rojas o amarillas. Así las atraigo, así ellas llegan a libar, a chupar el néctar que les gusta. Bzzzzzzz. Bzzzzz.
Ay, me pongo a pensar y me caliento. ¡Jesmarita! ¡Jesmarita!

Aparece Jesmarita. Sentada, se arrastra.

J: ¿Hmm?
T: ¡Ponte!
J: Ne.
T: Ponte en posición, ¿no lo aprecias desde aquí? Míralo. Es el timón que dirige tu vida, es la espada que te parte en dos. No te hagas de rogar, Jesmarita. Si no es contigo será con otra. C'est la vie. El pez mais grande se tira al más chico. Qué cosas digo...agua que no has de beber déjala correr...de tal palo talcahuano. Te pusiste hueona, ¿ah?
J: Tengo algo que decirte...
T: Me cargan esos "tengo algo que decirte", como si la vida estuviera compuesta de palabras, de oraciones, párrafos, puntos, comas. Atroz. ¿Que mierda me importa lo que tœ quieras decirme! Entiéndelo de una vez por todas. La vida...LA VIDA está hecha de sexo. Por eso hay hombres y mujeres en este mundo. Sexo, do you understand, fucking bitch? En esta vida hay que ocupar, usar, disponer de sexo. La vida es sexo, cópula, fornicación, apareamiento. Mete y saca. That's it.
J: Me estás poniendo el gorro. Lo tengo comprobado.
T: ¿Yo?
J: Sí, tú.
T: Fuck!
J: (Saca un papel de un bolsillo) Aquí está. Tengo tricomonas. Las tricomonas son células parasitarias que se transmiten exclusivamente por contacto sexual. La vagina segrega una viscosidad verde amarillenta, en algunos casos de color gris. Expele un fétido olor. Y pica. No sabes cómo pica.
T: ¿Y cómo te agarraste esa cochinada? Tirando por ahí, hecha una loca.
J: Yo no soy infiel. Tú me las pegaste.
T: Bueno... por lo menos no es Sida. Échate cremita.... y después...huyyy, imagínate con esa lubricación.
J: Me pica.
T: Ráscate.
J: Me pica mucho.
T: ¿Te rasco?
J: La otra vez me dijiste anorgásmica.
T: Qué vas a ser anorgásmica tú. Los vecinos ya reclamaron por tus gritos.
J: No eran gritos de placer.
T: Fue porque te estabas muriendo. Tú sabes, partir es morir un poco, culear es morir un poco, todo es morir un poco. En este mundo ya quedan pocas metáforas, no existe la poesía, sólo lugares comunes, horrorosos lugares comunes.
J: Tú también tienes que tratarte porque o si no se te va a caer el pico a pedazos.
T: Otro lugar común. No me asustas, Jesmarita de Jesmar. Ni cagando me echo crema.

Jesmarita se va.

T: La verdad, la verdad: tengo miedo. Estoy contagiado con algo tan... tan...nimio: tricomonas. La palabra es grandilocuente, pero el bicho es tan chico. Una huevadita. Pero tengo susto, no puedo evitarlo. Ay, me está picando. Capaz que me vuelva loco o me salgan esas pústulas, esos granos. ¡Qué asco! ¿Qué mina habrá sido la que tenía tricomonas? No recuerdo, tantas han pasado por aquí debajo. TODAS, todas son culpables, incluyendo a Jesmarita. No saben que para eso está el bidet. El bidet es lo más higiénico que se ha inventado. Los gringos no usan bidet,...cerdos...., en cambio aquí en casa hay un bidet con doble chorro, con alternador de presión, con...

Tengo miedo...recuerdo que cuando chico se me quedó el pirulín atrapado en el cierre eclair del pantalón. Fuck! Y nadie me lo podía sacar. Mi mamá trató con un alicates, pero no podía arriesgarse a cortarme el cuero de cuajo. Sin embargo, vi un brillo especial en sus ojos...quizás quería cortármelo o tironear, tironear el cierre hasta desganchármelo. Llegó un cerrajero, qué vergüenza, y él pudo. Siempre pasa, nos dijo. Siempre pasa. ¿Y ahora? No hay cerrajero que me pueda aliviar esta dolencia. Claro, podría echarme esa crema, hacerme el tratamiento, pero ¿si me arde? ¡Jesmarita!

Aparece Jesmarita. Sentada, se arrastra.

J: ¿Hmmm?
T: No me abandones en estos momentos de dolor y angustia.
J : Tanto va el cántaro al agua...
T: No digas nada...silencio, no me digas el final. Ya lo sé y no lo soporto.
J: Que al fin se rompe, se rompe. SE ROMPE. Acostúmbrate, maricón de mierda. Acostúmbrate, cobarde.
T: No puedo (llora amargamente).
J: A mí se me rompe un huevo cada mes y sangro, a mí se me rompió la bolsa amniótica y parí un hijo, a mí se me rompió el himen en mi primera relación. Todo lo mío se rompe. Tú no puedes durar intacto para siempre.
T: Fuck!
J: Y para que sepas, yo sí tengo orgasmos. Me los doy yo misma porque tú eres incapaz, eres un eyaculador precoz de pacotilla.
T: Fuck! Dame una agüita con azúcar.
J: Ne.
T: El discurso femenino me hace vomitar. Lo que pasa es que eres lenta...len-ta...len-ta. LENTA.
J: Y tú eres rápido. ¡Rápidorápidorápidorápidoooooo!
T: Todo se resume en la fábula de la tortuga y la liebre.
J: Me pica.
T: ¿Te rasco?
J: Mucho.
T: Me pica.
J: Son las tricomonas.
T: Sí, son las tricomonas.
J: Después de todo no es tan malo.
T: No, para nada. Es rico que te pique.
J: Así pasa el tiempo...
T: Y nos olvidamos...
J: ¿De todo?
T: Absolutamente.

(Tricomaniaco y Jesmarita se besan)

FINAL

***

El Tricomaniaco fue finalista en el Segundo Festival de Teatro en Pequeño Formato, Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, U. de Chile, Santiago, 2000.

Ficha Técnica:
Autora: Lilian Elphick.
Directora: Paulina Bronfman.
Actores:

El Tricomaniaco: Rodolfo Bravo. Premio Mejor Actor.
Jesmarita: Fernanda García.
Claudia Pérez.
Músico: Daniel Muñoz.
Diseño e iluminación: Jorge Véliz.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP