Aracne II

A Gabriela Aguilera


Cada vez que me gusta un tipo urdo la tela antideslizante, lo atraigo con cantos de sirena; el tipo viene -cómo no- y se enreda en mis palabras. Cae. Ahí, en el capullo sedoso, me suplica que le cuente alguna historia de Corín Tellado, pero yo soy tan inculta que no me sé ninguna. Entonces, temerosa de que se marche con otra más sabia, me lo como.




***
Imagen: Lorenzo Goñi


6 Comentarios:

Dédalus martes, junio 17, 2008  

Ese placentero principio de irrefrenable fagocitosis que exhiben las arañas (conste que te veo más como mantis irreligiosa), yo me lo practico con-mi-mismo-organismo. Será que, a estas alturas, vengo a ser egosexual... Lo cierto es que antes de que se me desparramen las emociones, por mor o temor, me las meriendo: Las deliciosas como ambrosías y las dispépticas como el cartón. Todas ellas en la hormigonera nada sedosa de mi digestión, paso a incorporarlas, metabolizarlas, domesticarlas... Las hago mías, por fin y siempre: sólo e íntimamente mías.
De modo que en algo te entiendo, bella Aracne; y en ese algo que te entiendo, también contigo algo comparto. Tal vez ese cierto rapto de desesperación que desprenden tus ojos cuando urdes y urdes tu tela...

Besos, madame.

P.S. Ahí abajo dice algo así como siqxsnbe... y lo tendré que copiar para vislumbrar, más que ver, el nido de Aracne. Después, cuando clique sobre el botón naranja, el sistema volatilizará estas palabras en el éter binario y pasaré a poder ser aceptado por la mítica tejedora para entrar en su templo. Semejante ejercicio de tenacidad, tal vez se vea recompensado con la publicación de estas líneas. Como me quede la duda, habré de regresar en otro momento para comprobarlo.
Oh dioses, que me penáis con más empresas que al propio Ulises: los caminos de la reina son inextricables...

Abol martes, junio 17, 2008  

Estaba tan ocupada tejiendo la nueva tela, querido Dédalus, que olvidé mirar los comentarios.Pero cumplo con publicar tus sabrosas líneas, Hannibal Lecter, perdón, Stephen.
Slurp, L.

siempreconhistorias miércoles, junio 18, 2008  

Bellas y seductoras palabras las tejidas por Dédalus. Tal vez el príncipe de los populares cuentos no quiso a su futura reina como tejedora no por la mala impresión causada por aquellos deformes pies, labios y dedos, sino por la intuitiva conciencia de que sería atrapado.
Que te aproveche sabia Aracne. Gracias a tus jamadas sigue lo humano viajando en adns mito-con-driales.
Eres magnífica.
Cariños,
Izaskun
P.D.: Si que debe ser egosexual el tramendo Dédalos pues tanta sensibilidad en hombre asusta, incluso siendo tauro. Te sentó bien engullirlo?

Dédalus miércoles, junio 18, 2008  

¿Lo ves? Tuve que volver por confirmar tu compasivo veredicto. Me editaste... pero yo no gano ni para visitas, por más que, como ésta de hoy, sean de médico.

Ars longa, vita brevis.

(y debajo, textual: jzwznhh. ¿Lo mantienes para desanimar a intrusos?)

Abol miércoles, junio 18, 2008  

Me como todo, ab ovo usque ad mala et ab insomne non custita dracone (o loba).
Sin embargo, abyssus abyssum vocat in voce.
No te desanimes, Dédalus, porque wysiwyg y no tengo animuns iocandi.
Cariños a Canariza.

Abol jueves, junio 19, 2008  

Fe de ratas:
Dice: animuns.
Debe decir: animus.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP