Dido

 .
Canta, oh diosa, tu ronca maldición maleva; dime que Eneas volverá convertido en sapo y nadará en el charco de mi descontento. Mueve, oh diosa, tus pies al ritmo del tango; no estaré triste, aunque mil cuchillos se claven en mi pecho y Lacónico me enseñe el or. No caerán por mis mejillas las lágrimas de ron de las mujeres despechadas, traicionadas, abandonadas, por todos aquellos que susurraron que todo es tan fugaz.
Ay, percanta, no me digás, tenés razón; vayámonos de copas, brindemos por Virgilio que escribirá La última curda. Veamos desde aquí cómo se matan y a la eterna flecha enamorada de mi herida, que es absurda, como mi reino de fuego.
.
.

3 Comentarios:

sergio astorga miércoles, diciembre 03, 2008  

Mi voz es de marebaje y sigo tu canto oh diosa por los proselosos mares como un pintao.
Abrazo a tu fuego.
Sergio Astorga

Fernando Valls miércoles, diciembre 03, 2008  

Excelente micro. Y del Polaco Goyeneche qué decir que no se haya repetido hasta la saciedad... No me olvido, Lilian, que te debo una contestación.

siempreconhistorias jueves, diciembre 04, 2008  

Dido y Eneas y Haendel en mis orejas. Y Goyeneche corriéndole el telón al corazñon y mi abuela en pie bailando y volviendo a su adiós muchachos o al sola, fana y decangallada. Y Dido y la herida absurda y
¡eres una maravilla!
Un abrazo

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP