Época de cosecha

No hablaré de las palabras, sino de un árbol joven, pequeño aún. Hoy, que es el día más largo del año, veo las frutas del damasco (albaricoque) titilando como estrellas carnosas. Me subo a un a silla y comienzo la cosecha. Mi perra Winnie, vieja y dispuesta a morir, me mira desde abajo y ladra. Exacto. Ya era hora. Los damascos están deliciosos, así, calientes por el sol, picoteados por los pájaros, visitados por las hormigas. A medida que lleno la canasta, voy comiendo y recuerdo los damascos imperiales de San Sebastián, los ocho árboles que dieron tanta fruta, esas cajas regaladas a los vecinos, los ollones de mermelada. Y vuelvo la mirada a mi arbolito, recién plantado hace dos años. Winnie dormita. Llevo la canasta llena de amarillo y naranja a la cocina. Nunca oscurecerá: llega el verano, los vidrios están sucios, hay huellas de agua en las baldosas, y un silencio especial de domingo. ¿Qué más puedo decir?

3 Comentarios:

siempreconhistorias lunes, diciembre 22, 2008  

Por aquí ando yo recogiendo naranjas en Tacoronte en los días cortos de este hemisferio. Y llenando de olores y colores la casa. Y recordándote.
Un abrazo adamascado.
tu Canariza

Mega lunes, diciembre 22, 2008  

¡Qué envidia me dáis las dos! Recogiendo fruta de los árboles, abrase visto...

Un abrazo, y felices fiestas

Abol martes, diciembre 23, 2008  

Hoy me tocan los limones, que ya están gordos de tanto jugo.
La uva es para mediados de febrero.
Un abrazo a las dos.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP