Jasona

No perdí una sandalia ni encontré el vellocino de oro,  frígidas damas del jurado.  Perdí un amor y gané una flecha púrpura. La arquera Atalanta me la dio: escribe, dijo, ese amor antes de que quedes ciega de pena. Y yo descifré las coordenadas del deseo. Ese hombre sigue siendo mi regreso y es mi escritura condenada. Pero qué saben los cerdos de confites. Ustedes no podrán jamás ver en mis ojos la mirada del insomne, que buscó en la madrugada una tibieza donde reposar de todo lo vivido.
El viento nos vio, el mar nos vio. Ellos son mis testigos y guiarán mis pasos hacia la salida.

***

2 Comentarios:

siempreconhistorias martes, marzo 03, 2009  

Bestial. Moriremos de envidia los ajenos.
Gracias, Lilian.

sergio astorga miércoles, marzo 04, 2009  

Recuerda Jasona que el centauro Quirón estara viendo tu partida y en la isla de Lemos encallará tu lamento.
Por lo pronto, te leo con delectación.
Un abrazo como si fuera marinero de Argo.
Sergio Astorga

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP