Hombre bajo la lluvia


El hombre camina la madrugada y su historia, que cede bajo el peso del agua, expandiéndose, acumulándose en sus ojos. Su historia. Porque esa tibieza le pertenece, la ha robado de las garras del tiempo y del sueño del otro, de su mitad durmiente, la barba apenas insinuándose en la noche, el remolino de la axila, el abrazo fuerte. Y llueve. Y el hombre, hace unos instantes, susurró que iba y volvía, un trámite fácil en la mañana de nadie, aunque él cortará la vida con la tijera de las decisiones. Porque no se trata de caminar bajo la lluvia y mojarse el ruedo de los pantalones. Dejó el paraguas en aquel espacio tierno, donde el amante fingía el reposo con los dientes clavándose en la almohada. Señal inequívoca, porque afuera se derrama la tristeza por las calles de una ciudad que nunca está triste, al menos en apariencia. Entonces, aquel cuervo negro de alas secas, estático en un rincón, lo llamó. Escondida en el entramado de metal, la carta, la vista empañada, la letras bailando, podrías ser mi hijo, pero él es su hijo. ¿En qué momento lo desconoció para hacerlo más suyo aún?
Ha llegado a destino. La lluvia es intensa. Ya no hay más palabras para el hombre que ha contratado su propio asesinato y, por fin, el silencio.

***

Foto: Dennis Stock.

1 Comentarios:

siempreconhistorias sábado, mayo 16, 2009  

Pufffffffffffffff!!!
Clavo los dientes.
canariza

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP