Diálogo de tigres III


Luego de caminar por las extensas planicies de la escritura, los tigres llegan al río del silencio. Ahí se bañan y olvidan que están hechos de tiempo y de sangre. A sus pieles mojadas se adhiere la palabra ‘pez’. La tigresa puede nadar debajo del agua a gran velocidad; el tigre da brincos contra la corriente. Juegan a acariciar burbujas.

¿A quién le contaremos nuestra historia? –pregunta ella.
¿Cuál historia? – pregunta él.

Los tigres jadean bajo el sol implacable y sus patas se hunden en la arena. Tienen sed. Saben que morirán si no encuentran una mano que morder, aquella que los escribe en la mitad de la noche.

5 Comentarios:

siempreconhistorias viernes, junio 05, 2009  

Bestial!!! Adhesión de palabras imprescindibles, caricias imposibles, la mano que escribe...
Un zarpazo necesario.
Y un besazocon abrazoso.

Mega sábado, junio 06, 2009  

¡Esconde la mano, rápido, que yo quiero más historias tigresas! ;-P

Beso

sergio astorga sábado, junio 06, 2009  

Signos de tu noche son tus carnívoros apetitos.
Antes que las fauces encuentren tu mano lanza la palabra y tatua su lomo con otra raya.
Aqui espero.
Un abrazo vigilante.
Sergio Astorga

Dédalus domingo, junio 07, 2009  

Me he despertado con las manos llenas de tarascadas. He debido soñar raro, es lo que he pensado. Por suerte no sangro mucho: sólo un poco de tinta azul, que aprovecho para dejar una estela en tu rincón y olvidarme este abrazo contra ti.

Abol domingo, junio 07, 2009  

Dime algo, Dédalus: ¿Tu tinta azul es nocturna o diurna?

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP