Verdadera historia del zapato

I.- Algunas generalidades

1.1.-El zapato nació hace diez mil años, en las estepas del Asia Central, producto del apareamiento de un Homo georgicus con una Homo habilis.

1.2.-En la sección “Grandes Pensadores” de Wikipedia se dice que: Un zapato (del turco zabata[1] ) es un calzado para humanos, que cubre el pie menos que una bota y más que una sandalia.

1.3.- Efectivamente, es un calzado para humanos, una protección hecha de piel de animal, fibra natural o sintética. Las tallas van del número 1 al 54.

1.4.- Pie Grande (Big Foot) no usó jamás zapatos. En cambio, Melpómene calzaba coturnos para exagerar la tragedia de su vida, cayendo y fracturándose el tobillo innumerables veces. 

Imelda Romuáldez Marcos llegó a tener cuatrocientos pares de zapatos en su walk in closet. En la actualidad, posee sólo un par raquetas de nieve

Pío X usó el exclusivo escarpín In nomine Patrii, con suela labrada en oro que rezaba: Pobreza, humildad, bondad. 

Gabriela Mistral logró que todos los niños miserables del mundo tuvieran zapatos, en color añil, azul marino, índigo y celeste. La tienda encargada de la donación, olvidó los calcetines, que debían ser blancos, para simbolizar así la pureza de la infancia. 

Se dice que el actor Béla Lugosi usaba calzador de hueso de lobo para colocarse los apretados zapatos negros que le regalaba William Henry Pratt, conocido como Boris Karloff. 

Van Gogh escondió su  oreja en un zapato viejo, y Andy Wharhol gustaba de pintar encaramado en las sandalias con taco de diez centímetros de la desaparecida Marilyn Monroe. 

En la película Wag the dog, el zapato es una metáfora. 

Cenicienta perdió su zapatito en las escalinatas del palacio del príncipe.

II.- Otras generalidades

2.1.- Cuando el zapato se rompe es porque el usuario ha caminado mucho, desgastando la suela, el taco u otras partes de este imprescindible artículo. Hay dos opciones: Botarlo o mandarlo al zapatero. El zapatero es la persona encargada de reparar los zapatos. También puede fabricarlos, como Manolo Blahnik, Gianni Versace, Dolce & Gabana o Don Lalo, de Puente Alto, Santiago, Chile.

2.2.- Hay quienes se dedican sólo a limpiar y pulir zapatos. Se les denomina limpiabotas o lustrabotas. También “uñas de luto”. Suelen trabajar en las plazas. Su salario no es estable, y hay días en que nadie quiere lustrar sus botines de cuero con punta de metal, obligando al trabajador a pedir limosna para poder comer.

2.3.- Los seres humanos también calzan a sus animales para que la pezuña no se destruya. Por ejemplo, el caballo, el unicornio, el dragón chino u otro animal de tiro.  La herradura es símbolo de buena suerte.

2.4.- En sentido freudiano, el pie es al falo, como el zapato es a la vagina.

2.4.1.- En sentido lacaniano, todo zapatito (petit soulier) no es más que un discípulo.

2.5.- Los fenicios teñían sus alpargatas con púrpura obtenida de los caracoles. El Ave Fénix no es otra cosa que un  zapato volador que renace de sus cenizas, siempre fiel a la primigenia hembra habilis que lo dio a luz en quinientas ochenta y tres oportunidades.

III.- Dichos

3.1.- Zapatero, a tus zapatos.
3.2.- Una piedra en el zapato.
3.3.- Cada uno sabe dónde le aprieta el zapato.
3.4.- Hasta los gatos quieren tener zapatos.

IV.- Bibliografía Consultada

Shoemaker, Mark. Historia fundamental del zapato. Tomo IV. Wyoming: The toe Eds, 2278. Tr. Oswaldo Chancleter.

Runningshoes Pérez, Paola del. El zapato. Desde la antiguedad hasta nuestros días. Lima: Pie de Atleta Editores, 3267.

Zapata, Emiliano. Cómo gané la revolución y otros zapatazos. México D.F.: Betún Nostálgico, 2134.






8 Comentarios:

And yet, and yet... miércoles, septiembre 16, 2009  

Un objetivo en mi vida es tener todos los libros de Betún Nostálgico.

siempreconhistorias jueves, septiembre 17, 2009  

Qué maravilla...
Insuperable historia, seño.
Un beso.

sergio astorga jueves, septiembre 17, 2009  

El Ojo se calza, pisa fuerte por la historia, camina, circula, viaja; llega a las esquinas, las dobla, y continua la marcha con irónico porte y sapiente de los andurriales semánticos del cacle.

Me dan ganas de cantar un tango con “mis zapatitos pintureros de charol”.

Un abrazo con agujeta.
Sergio Astorga

Deprisa jueves, septiembre 17, 2009  

Tengo qeu ver mucho con este blog, ya que mi mujer es de pueblo zapatero, Brea de Aragón. Muy buen trabajo.

Fer (Deprisa)

Abol jueves, septiembre 17, 2009  

Yo amo los tangos, che Sergio. Mirá lo que afané de la interné:

ZAPATITOS DE CHAROL

Letra de Ruiz de Alagra
Música de Fernández Boixader

Por ser tan bonitos aquellos zapatos,
fue solo tenerlos pasión de mi vida.
Por eso al decirme pues son muy baratos
los compramos nena, los quise enseguida.

Le dije a mi madre yo no sé que mito
porque no supiera de aquel devaneo
y fui por la calle luciendo el palmito
rompiendo la acera con mi taconeo.

Zapatitos pintureros recortaos
zapatitos relucientes como el sol
cuánta angustia y cuánto llanto me han causao
mis zapatos, descotaos de charol.

Después no quisiera tener que acordarme
un día me dijo: yo sé que eres buena
pero yo contigo no puedo casarme
eso es imposible, compréndelo nena.

Lo dijo sin darle ninguna importancia
tranquilo, sereno, sin otro detalle.
Se fue, le vi lejos, a mucha distancia
y yo quedé sola, llorando, llorando en la calle

Zapatitos por el uso destrozaos
ya no brillan cual brillaban con el sol
con el fango de la calle se han manchao
mis zapatos descotaos de charol..

sergio astorga jueves, septiembre 17, 2009  

Lilian, soy un pibe desmemoriado, mira que recordar así, de pronto, en una tarde de lluvia, esos barrios de marebaje de la ciudad de México, calles de Ecuador y Bolivia, en el mismo corazón de la Lagunilla, donde mi papá encomendaba nuestros zapatos, de charol, de iguana, de caguama o de becerro, me decía: “ya tienes tus zapatitos pintureros de charol”.
Conocía ese tango en esta versión y ahora leo que hay otra.
El mundo esta piantao. Es un gran cambalache, tal vez porque dejé el pucho tiempo atrás y si no me engaña el corazón, este mundo es una farra.

Un abrazo forastero y de percal.
Sergio Astorga

Abol viernes, septiembre 18, 2009  

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...

chan chan

Anónimo,  sábado, septiembre 19, 2009  

me encanto la verdadera historia del zapato...
natalia

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP