Diluvio III


Para que el arca avance más rápido, Noé ha dispuesto dos filas de galeotes. El que marca el ritmo de las bogas es el tigre. Un rugido largo significa apurar el remo. Dos rugidos cortos, apurar más. Los remeros están cansados. Llevan siete días y siete noches sin ingerir alimento. Los elefantes tienen la trompa en carne viva de tanto roce; a los orangutanes se le quemaron las palmas de las manos. Pero no pueden hacer nada, salvo seguir las órdenes del tigre que comienza a equivocar el ritmo. El arca gira sobre sí misma como un trompo.

-¿En qué distantes abismos, en qué cielos/ ardió el fuego de tus ojos? –inquiere Noé con horror.

-¡Pregúntele a Blake, no ve que estoy ocupado! –exclama el felino, dándole un latigazo y mandándolo a remar con los demás esclavos encadenados. Luego, continúa rugiendo sin ton ni son por los siglos de los siglos.

2 Comentarios:

Rodrigo Yáñez domingo, noviembre 15, 2009  
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
siempreconhistorias domingo, noviembre 15, 2009  

No alcanzo a vislumbrar qué respuesta daría Blake, pero me temo que el tigre continuará rugiendo.
Un fuerte beso, querida.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP