Fábula blanca


La bula que no es fábula busca en sus propios pasos el comienzo de la historiaEspesa niebla borra sus huellas; gaa persistente moja su entusiasmo;  humo de la escritora la encierra en el cofre lenguaraz; mano traicionera la describe con timbres de agua.  Pero fábula conoce su destino y ya sabe el nombre de las piedras. Tropezará con el liso recuerdo; pateará al redondo olvido; cruzará el poroso amor en puntas de pie, con los zapatos en los sobacos y el silencio desabrochado. Pronto divisa el inicio donde todas las palabras se reúnen. Como es natural, a esa hora y con ese frío, ellas duermen. Y no es capaz de despertarlas. Si mira hacia atrás, es muy probable que el tigre la convierta en exfoliante para los talones. Entonces, cierra los ojos y espera que llegue el final.

***

15 abril

Foto: Alfred Weissenegger.


3 Comentarios:

siempreconhistorias sábado, abril 17, 2010  

Me mató el tropezón en el recuerdo liso, admirada L. Necesaria la fábula exfoliante, como tus palabras. Y el silencio desabrochado. Y.
¡Eres genial!
Beso.

Gemma sábado, abril 17, 2010  

Ecos de Galeano y Samperio me pareció oír a lo lejos. ;-)

No sabes cuánto celebro que fábula conozca su destino y sepa ya el nombre de las piedras.
Un abrazo

sergio astorga sábado, abril 24, 2010  

Me gustaría un comentario de onomatopeya: Uh Ah Guau Zas, origen sincero de todo no comentario que se justifica por su exaltación. Mas ahora que me encuentro con el hilo fino, puedo darme cuenta que Fábula Blanca, que sabe su destino, llega a la blancura, una especie de nada exfoliante, a través de la espera.
Pum, esto no es un comentario, es una fogosidad.

Abrazo Onomatopéyico.
Sergio Astorga

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP