Por viaje, regalo:

Un ojo que ya no es travieso, que no enloqueció en el entremés de la córnea y la pupila, que no sumergió el iris en el agua caliente de la bañera. Un ojo vivo y muerto (no se trata de engañar a nadie), donado a la ciencia de los palabreros, a todos aquellos que aún encuentran una piedra debajo de una piedra. Lléveselo usted, y aproveche de introducir el dedo en el agujero vítreo: abismo habitual en las marismas del corazón. Agárrelo con fuerza porque es resbaloso, y tenga cuidado cuando le hable de la inmortalidad del cangrejo o del cuac cuac del silencio. Diga que sí, siempre que sí. No lo contradiga. No vaya a tratar de encajárselo en el hueco más mísero de su mano. Como un dios ínfimo, él le mostrará verdades de las que usted nunca quiso saber.

En fin (claro, todo se termina), sólo quiero agregar que con el ojo vienen numerosas lágrimas en tallas XXG, XG, G, M, P; colores marfil, hueso y blanco invierno.

1 Comentarios:

sergio astorga lunes, julio 19, 2010  

Sólo una pregunta por una simple curiosidad oval: El ojo pestañea? Si la respuesta es afirmativa, a qué hora lo puedo mirar para recogerlo.

Un abrazo de gratitud.
Sergio Astorga

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP