Monstruo VI

M.C. Escher


 Todo monstruo es también mago. De tanto aparecer, desaparece. Nadie lo ve ni lo escucha. 

Yo, por ejemplo, trato de asustar a las damas, pero ellas abren sus paraguas para protegerse de la lluvia que les acaricia las manos y, luego, moja el ruedo de sus vestidos, tan largos como mi ansia. Y ese mismo temporal, combinado con un viento feroz, da vuelta los paraguas y los raja. Ellas gritan, mientras el armado fastuoso de sus cabelleras se deshace, y les chorrea laca y tintura por la cara; los ojos maquillados son una ruina. Las damas lloran aterradas; sienten que “algo” les sube por las piernas: una rata, una araña, una culebra. Y caen al suelo dando patadas, se revuelcan en el barro, profieren insultos, alborotan sus pechos, se abren al placer de mis babas, de mi torrencial impulso. 

Las lluevo una a una, hasta que todos somos un charco evaporándose lenta y definitivamente.




3 Comentarios:

Víctor viernes, septiembre 10, 2010  

Lo encontré, Lilian.

Un abrazo.

Gemma viernes, septiembre 10, 2010  

Tantas pisadas, ¿adónde llevarán?
Besos

sergio astorga sábado, septiembre 11, 2010  

Lacivo, mira que confundirse con el viento...
Tu magia funciona.
Cuéntame el hechizo.

Abrazo con paraguas en mano.
Sergio Astorga

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP