De ajiacos, plátanos fritos y otras realidades

 Recuerdos de Bogotá y el VI Congreso Internacional de Minificción

Ajiaco Santafereño
¿Le provoca un tinto?- me preguntan. Y yo, pensando en el vino rojo que te quiero rojo, contesto: ¿No será muy temprano? Mejor, una copita de blanco (*). Pero, no se trata de la poción alcohólica, sino de un fragante y oscuro café. Luego, a la hora de almuerzo, me elige un ajiaco santafereño, acompañado de yuca y plátano. Una guarnición de aguacates, verdes medias lunas que se deshacen en la boca, escoltan esta sopa que alegra el espíritu y hace bailar las tripas al compás de la cumbia y el vallenato (que algunos escriben con “b” varada sobre las arenas de la ortografía).

El tiempo es un collar desgajado. Vamos al Museo del Oro; a la salida, la policía escudada se prepara para recibir/apalear a un millar de personas en protesta. “Tenemos hambre; queremos mazamorra”.  A lo lejos, veo las banderas rojas y me dan ganas de unirme a ellas y gritar. Saco fotos. Soy una latinoamericana en una ciudad latinoamericana. Soy una escritora que se ha zampado un gigantesco plato de alimentos ancestrales, como la papa y el maíz, sazonados con alcaparras y comino.

Vuelvo al hotel; prendo la tele. Los mineros chilenos en CNN, BBC, Channel History, en todos los canales. Alivio por los 33 trabajadores que sobrevivieron; horror por la fabricación del infierno mediático, las persignaciones, los clichés, el uso y abuso de un reality con sabor metálico.

“Tenemos hambre”. Se me incrustan en la piel esas dos palabras y sueño la siesta de otras protestas y marchas, hasta que el ring ring del teléfono me avisa que hay que salir de nuevo a ficcionar las angostas calles del centro histórico de Bogotá, la de nubes gordas y ágiles cielos; la ruidosa urbe de ocho millones de habitantes, la del trancón, la del septimazo, con bocinas y gallos de madrugada, vibrante, gritona, tan híbrida y sensual. “Mamita, dame unas monedas”. Sólo soy la 1005, del Hotel Dann de la calle 19.

Y así deviene la vida, entre ponencias y lecturas en la Biblioteca Luis Ángel Arango, gran espacio con entradas y salidas laberínticas al modo kafkiano (a veces, me sentí como un conejillo de Indias); entre ires y venires mirando el Cerro de Monserrate y el Museo Botero; un poco afectada por los 2.630 mts. sobre el nivel del mar; impresionada por centenares de textos-dedales, esenciales. El veneno viene en frasco chico; las minificciones también, refugiadas en sí mismas, expansivas: textos black hole, historias-suspiro, cuentecillos de una inspiración. Todo el extrañamiento condensado y armado con esas cucarachitas que llamamos ‘letras’. 

Doce escritores/as nos encajetamos un micro bus de color azul para ir a la última cena del congreso. No hay otra forma de expresarlo: nos pusimos el bus y partimos cantando, riendo, encogidos como momias. Gemma Pellicier sacó fotos. En algún momento, yo dije: “tenemos lo que nos merecemos”. A las doce, cual Cenicientas, nos pasó a buscar el amable dueño de la carrocita. Nos traía música de León Gieco, de Mercedes Sosa. Mirando por la ventanuca, lloré. Nadie se dio cuenta. Y, entre los lagrimones de nostalgia, vi a las putas, perros, mendigos, cartoneros y sandunguerías varias de la noche bogotana.

Volví al austral Santiago cargada de libros. Burrera literaria. Muchos libros que me regalaron. Les dejo algunos títulos:

Arden Andes. Antología de minificciones argentino-chilenas. (Buenos Aires, Argentina); La huella de la clepsidra. El microrrelato en el siglo XXI. Laura Pollastri Ed. (Neuquén, Argentina); Efecto mariposa, de Nana Rodríguez (Colombia); Todo el mundo tiene su fábula, de Humberto Arrini (Colombia); Oficios de Noé, de Guillermo Bustamante Z. (Colombia);  La vida misma, de Fabián Vique (Argentina); Preludios, interludios, de Esteban Dublín (Colombia); Breve manual (ampliado) para reconocer minicuentos, de Violeta Rojo (Venezuela); Instantáneas, de Martín Gardella (Argentina); La bestia divina, de Guillermo Velázquez F. (Colombia);  Plesiosaurio. Primera revista de ficción breve peruana. Rony Vásquez et al. (Perú);  Antología personal, de Raúl Brasca (Argentina); Tempus fugit, de Rubén Darío Otálvaro (Colombia); Para leerte mejor, de Juan A. Epple (Chile); El boom de la minificción y otros materiales didácticos, de Lauro Zavala (México); Grageas 2. Antología de cuentos breves hispanoamericanos (Buenos Aires, Argentina).

(*) Esta anécdota se la robo a Diego Muñoz V., quien me la refirió un día del cual tengo ya el recuerdo.

Lectura de minicuentos: Antonio Cruz (Argentina), L. (Chile), Rony Vásquez (Perú) , Enrique Hoyos Olier (Colombia), Jaime Alejandro Rodríguez (Colombia).
Leyendo "Vulcana"


Fotos: Internacional Microcuentista.

7 Comentarios:

pablogonz martes, octubre 19, 2010  

Un placer leerte, Lilian. ¡Hermosa crónica! Gracias por compartir,
PABLO GONZ

Esteban Dublín martes, octubre 19, 2010  

¿Todo eso te inspiró Bogotá? Entonces vuelve, Lilian. Vuelve. Un abrazo grande.

sergio astorga miércoles, octubre 20, 2010  

Como bien dices, la realidad viene en dosis pequeñas que nos llenan la cabeza o el hígado con los mismos sueños que otras realidades dejaron a medias.

Esplendida crónica, ¿Tienes más?

Un abrayuca.
Sergio Astorga

pau viernes, octubre 22, 2010  

¿Le provoca un tinto?
Qué manera de decir: le apetece.
Me gusta.
¡Tenemos hambre! El grito que en poco tiempo terminará con nuestro mundo.
Ayer hablaba con un tipo...
No hay trabajo, me decía. Lo peor, respondí, es que a muchos que lo tienen, no les da para comer.

Gemma lunes, noviembre 01, 2010  

Me guardo esta crónica tuya como feliz recuerdo. Se me antoja ideal tu escrito, sobre todo porque ni idealiza ni maquilla lo más mínimo el tumulto de violencias que cabían (y convivían) en Bogotá. Con permiso.

Jesus Esnaola lunes, noviembre 01, 2010  

Fantástica crónica Lilian Si ya me he muerto de envidia por este congreso tan lejano, ahora me has hecho la boca agua. Por cierto, ¿sabe alguien si habrá forma de hacerse con las ponencias?

Un gran abrazo

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP