Monstrua V

Diré la verdad: tengo una cola larga y peluda, más parecida a la de un castor que a la de un gato, seres traicioneros que dormitan en las camas de los humanos.

La he tenido escondida desde la aparición de mis alas. No quería que los demás se burlaran o que me acusaran al que tiene las llaves ( si lo nombro, me descubre). Cosí yo misma la túnica con el guardador de nube comprimida. Ahí vive ella, enroscada como una serpiente, esperando.

Cuando bajo a la tierra, la libero y ella, cómo no, se agita, se menea, y yo soy feliz acicalándola, trenzándola, escarmenándola. Es aquí cuando se produce el milagro: una niña sin dientes, apenas vestida, que duerme bajo un puente, me indica con su dedito y ríe.

Entonces, las dos percibimos la crecida del río.

3 Comentarios:

sergio astorga jueves, enero 13, 2011  

Sólo en la tierra, por la tierra bajo el chimuelo cielo.
Sigues tu crecida.

Abrazos liados.
Sergio Astorga

gonzalo viernes, enero 14, 2011  

me encanta ese río.

Gemma domingo, enero 23, 2011  

Esa crecida del río parece emparentar a la niña y a la monstrua, igualándolas en lo excepcional.
A lo mejor, pueden construir juntas una barca que las ponga a salvo.
Abrazos, Lilian

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP