El crujido de la seda



-Entonces, ¿qué arma prefiere?
-  Navaja.
- ¿Dónde?
- Aquí.
- Ahí sale más caro.
- No importa. ¿El cheque se lo hago cruzado o abierto?

El hombre rió.

-Sólo efectivo. Mire, allí hay un dispensador de dinero. La espero. No tengo apuro.

La mujer puso el fajo de billetes en el bolsillo de la chaqueta del hombre. Él la llevó a un callejón sin salida para proceder con el encargo. Ella se sacó el pañuelo de la cabeza. Estaba totalmente calva. El hombre sintió lástima y fue rápido. Recogió el pañuelo haciéndolo crujir; luego, lo puso en la cara de la mujer y caminó hasta el terminal de buses. Antes, le regaló sus guantes a un pordiosero. 

6 Comentarios:

sergio astorga viernes, abril 08, 2011  

Un buen profesional es impecable.
Es honroso llevar seda, despierta compasión.
Tu letra es filosa, definitiva, sangrante y pulcra.

Abrazos de callejón.
Sergio Astorga

Gemma sábado, abril 09, 2011  

Un micro de lo más oscuro, siniestro y triste al mismo tiempo.
Besos

Claudia Sánchez sábado, abril 09, 2011  

¡Qué buen relato Lilian! Me erizó la piel. Todos los detalles cuidados, hasta el pobre pordiosero.
Besos,

russian ladies lunes, abril 11, 2011  

La historia es realmente increíble. Continuará?

Arruillo jueves, abril 14, 2011  

Gran fuerza narrativa en tu relato. El juego de la seda creo que le va como anillo al dedo ¡qué paradoja!
Felicidades
Un beso

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP