Almuerzo de hoy: Pollo arvejado


Salga al campo. Elija un pollo gordo. Juegue con él un rato. Sin miedo, retuérzale el cogote. En casa, desplúmelo. Las vísceras las deja en una olla aparte. Cercene las presas con un hacha mediana. Destruya las arvejas, aniquile cebolla, ajo. Fulmine con sal, pimienta, laurel. Ahogue con el caldo colado de las vísceras y un vasito de vino blanco. Rellene un cojín con el cabello previamente lavado y perfumado. Duerma, sin soñar con aquél que le hincó el colmillo del adiós.

3 Comentarios:

novenoites jueves, septiembre 15, 2011  

¡Qué magnífico minirrelato! El final sobre todo es antológico. No se puede decir más en cinco líneas comprimidas. Felicidades Lilian!

sergio astorga viernes, septiembre 16, 2011  

He seguido, como buen comensal sus indicaciones y, debo confesarle que ha sido inevitable el insomnio.
Será que tengo muchos colmillos hincados o el perfume usado es muy corriente?

Abrazos indigestos.
Sergio Astorga

Abol sábado, septiembre 17, 2011  

Diré la verdad: este micro es más viejo que el hilo negro. No me gustaba el final; era soso. Hasta que me iluminé. Era cosas de cambiar "plumas" por "cabello".
Un abrazo a Sergio y novenoites.
L.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP