Por el ojo de la aguja

Juan Carlos Mestre

Está nublado en el desierto; los Tres Reyes Malos no pueden dar un paso más sin la guía del lucero. Acampan. Cuando se les termina el alimento, destripan a los camellos y beben sangre. Gaspar huye con el oro, el incienso y la mirra. Baltasar lo persigue hasta darle alcance y cercenarle ambas manos por robar tan preciados regalos. Baltasar vuelve al campamento. Melchor se ha comido los restos de los animales y duerme. Baltasar lo degüella y su cabeza rueda por las infinitas dunas. Baltasar entonces mira al cielo y grita: « ¡Dios, haz que se despeje, de lo contrario seguiré matando! » Pero Dios le envía la más torrencial de las lluvias y le dice: «No puedes matar a nadie más. Estás solo. »

Las aguas han tapado casi por completo al último rey. Antes de ahogarse, farfulla:    
«¡Cómo que solo! ¿Y tú? »

***
“Por el ojo de la aguja” pertenece al volumen de microrrelatos Ojo Travieso (2007).

5 Comentarios:

Gemma lunes, diciembre 05, 2011  

Feliz Mal(vi)dad, dan ganas de desear tras leer tu pieza... estupenda para variar.
Besos!

mariola lunes, diciembre 05, 2011  

A veces la niebla, o el "orballo" como le llamamos en mi tierra a la lluvia ésta que cae lenta, sin pausa, incita al lado más oscuro de la mente.
un relato sobrecogedor.
un abrazo.

sergio astorga miércoles, diciembre 07, 2011  

La invocación es la peor de las soledades, me dijo una vieja deidad angustiada por el desempleo.

Abrazo hilvanado con aguja.
Sergio Astorga

Abol miércoles, diciembre 14, 2011  

Cuento viejo este del ojo y la aguja. Pero, como soy mala y dadas las fechas, lo reproduzco nuevamente.
Cariños a Gemma,Emma, Mariola y Checho.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP