Mar de Chile



Nos quedamos de encontrar en Huérfanos con Mac Iver. El Café Colonia sería más discreto. Yo pediría café y ella té con leche; quizás, un triángulo de pastel. La vieja camarera nos dejaría solos. Ahí, en ese momento, le pasaría los papeles por debajo de la mesa.

La esquina se llenaba de humo y ella no aparecía. La gente corría, asustada. Y yo la esperé, la esperé para siempre, incluso cuando, un año después, me lanzaban al mar con las manos amarradas y caía, caía al azul, con la esperanza de verla de nuevo.


Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Santiago-Chile

2 Comentarios:

sergio astorga viernes, abril 20, 2012  

La caída de la humanidad no tiene edad.
Por fortuna siempre habrá un mar que regresa.

Abramemoria

Gi sábado, abril 21, 2012  

Terrible texto, fuerte, doloroso, necesario para sostener la memoria.
Beso, Lilian.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP