K en el adiós

Gregorio y K en una estación de trenes.

K: Toma las llaves.

G:

K: —Recuerda llevarte la maceta de los lirios.

G:¿Los blancos o los morados?

K: Ambos. En una casa cerrada todo lo vivo muere.

G: Sube. El tren parte.

K:No vayas a escribir arriba de lo escrito.

G: ¿Qué podría escribir yo? ¿Revertir mi esencia?

K: Y los manuscritos… Ya sabes lo que tienes que hacer.

G: Sí, K, aunque me costará mucho hacerlo. Voy a morir.

K: Adiós, Gregorio. A fin de cuentas, siempre estuviste a mi lado.

G:¿Puedo preguntarte adónde vas?

K: No tengo idea.

K sube al tren. La estación se llena de humo. 



                                                      A Diego Muñoz Valenzuela, por La habitación azul.






1 Comentarios:

sergio astorga viernes, julio 06, 2012  

K, las despedidas siempre quedan en el anden y en los prólogos.
La habitación azul sigue infinita en el oído interno.
¿Buen viaje se dice?
No tengo idea ni pañuelo.

Abrazo ahumado.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP