K bajo la lluvia

"Esta tarde, mientras estaba acostado en la cama, alguien hizo girar rápidamente una llave en la cerradura; durante un instante tuve cerraduras por todo el cuerpo, como en un baile de disfraz; aquí y allá, con breves intervalos, abrían o cerraban una de las cerraduras". (Diario de Franz Kafka, 30 de agosto de 1912).

Lo peor no eran las cerraduras; nadie me abría finalmente. Ruidos metálicos de utilería, simulacros, llaves oxidadas.  Todo eso me llevaba a tener los pies mojados. Porque caminaba mucho, kilómetros quizás, por Praga devastada por mis sueños. Max me decía: cambia tus zapatos. Nunca le hice caso. Seguía en esa marcha de lluvia, acumulando agua en los calcetines; con Max advirtiéndome: te vas a resfriar, te vas a enfermar, mírate, pareces un pájaro, un hombrecito sin hogar, un fantasma.
Yo sólo pensaba en el agua y en aquellos borradores. Yo sólo era el agua en sí misma: me lloraba a diario, intentando sostenerme al mundo a través de la escritura, que era la cerradura mayor y con la llave perdida irremediablemente.

Piotr Dumala



3 Comentarios:

Desterrada domingo, octubre 21, 2012  

Hacia tiempo que no disfrutaba tanto leyendo un blog, voy saboreando tus letras poco a poco, y cada una me sabe mejor que la anterior.

Un placer poder leerte.

Saludos

Abol lunes, octubre 22, 2012  

Muchas gracias, Desterrada.
Saludos
Lilian.

sergio astorga lunes, octubre 22, 2012  

No encuentro la aceitera.
Dibujo una llave mental.
Todo es inútil.
El agua tuya me ha entrado en los oídos.

Abrazos en borrador.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP