K ante la puerta



Guardián cuida la puerta. K se acerca a él.

K: -Buenos días.
G: - La Ley no me permite darle los buenos días.
K: - Permiso, entonces.
G: -No puede pasar.

K intenta abrir la puerta

K: -¡Abra la puerta!
G:-No tengo las llaves.
K: -A ver, señor guardia, entendámonos. Tengo que visitar a mi amigo Gregorio que está muy enfermo, agonizante. Mi padre…
G:- No me es permitido escuchar historias.
K: -No es una historia; es la verdad. Mi padre…
G:- ¡Silencio! Aquí nadie puede hablar; ¿no ve los letreros?
K: -Sólo dice “Bienvenido a la Puerta”.
G:- Ah, usted debe ser un bárbaro o uno de ésos que reclaman por todo. Que no tengo comida ni agua, que el crédito hipotecario, que estoy cesante, que el pueblo unido…
K: -Yo…
G: - ¡Cállese la boca, perro comunista; la Puerta es sagrada!
K: -¿Puede entregarle este paquete a Gregorio? Es pan, medicamentos, ropa limpia. Revise el contenido, si lo desea.

Guardia destruye el paquete

G: -¿Así que su amigo está enfermo? Qué se cree, ¿que soy imbécil? Esto es droga y de la buena. Tendré que tocar.

Guardia toca la puerta tres veces. Nadie abre. 

Robert Van Rhijn


1 Comentarios:

sergio astorga miércoles, noviembre 21, 2012  

Hace tiempo que las llaves se han perdido.
Los paraísos sólo son fiscales.
Estas en líos K.
Tal vez Gregorio se cuele por la cerradura.

Abrazos sin puerta.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP