Recorrido K

Hacer el recorrido K, en la ciudad de Praga, es algo que no olvidaré fácilmente. Lo busqué y lo encontré en todos lados, sobre todo en mi corazón viajero que recorrió doce mil kilómetros. Lo que más me importó fue ir a verlo al Nuevo Cementerio Judío, Žižkov, Praha 3, lejos de la fastuosidad de las iglesias, relojes, calles doradas. Le llevé una piedra de canto rodado de mi patio, que se salvó de los escondrijos de la maleta, las revisiones excesivas en el aeropuerto de Frankfurt y del viento gélido de Inglaterra que lanza macetas al suelo y arrastra lejos a la dama de hierro. 

A la entrada del cementerio, en la calle Izraelská N° 1, compré unos narcisos amarillos. A la vendedora de flores le dije que eran para Kafka y ella respondió en un inglés silábico con acento checo: I do not know him, sorry. Luego, me dirigí a su tumba, repleta de emoción, con lágrimas en los ojos, a punto de llorar, pero reprimiendo esa necesidad tan básica y única, y reemplazándola por mil ideas sobre sus cuentos, personajes e intrincadas maniobras narrativas. Pensé que me encontraría con hordas de turistas; no había un alma. La primavera hacía su aparición con timidez de yemas verdes; las tumbas florecían en su musgo de piedra, las inscripciones tatuadas de personas, hombres y mujeres caídos en el Holocausto. 

Cuando llegué a destino, había un hombre de pelo castaño oscuro, mediana estatura y de gran silencio. Era Luis Araújo, dramaturgo español, autor de "Kafka enamorado". Como yo, él también había venido a presentarle sus respetos y agradecimientos. Sincronía y K riendo en su orilla predilecta. Hablamos durante más de una hora de K, del padre Hermann y la madre Julie, de las hermanas. Yo fumé un cigarrillo tras otro, con un nudo enorme en la garganta, deseando quedarme a vivir ahí o, por lo menos, acompañarlo unos días de extensas horas, ese no-tiempo de las fabulaciones: la sincronía.

Luis, al despedirse, besó la losa. Me impactó mucho ese gesto. Yo no fui capaz, sólo le hice un cariño y susurré: Chao, Kafka. Qué tontería: hubiera llenado de besos esa tumba.

Mi libro de microrrelatos K está casi listo, aunque sé que K es una letra, un universo inconcluso, un escritor que siempre quiso ser y estar en el arte, en la literatura, de un modo feroz y tan libre. Los caballos blancos siguen galopando sólo para que se perpetúe esa libertad.

K es un breve y humilde regalo para él y para mí también. Cuánto he aprendido e imaginado.

Jaroslav Rona. Estatua de F. Kafka hecha en bronce, al lado de la Sinagoga Española, Josefov, Praga.

Entendí que había que entrar con pañuelo al cementerio y así lo hice. Luego, me lo saqué y no hubo reparos de parte de nadie.
La piedrita redonda, a la izquierda, es la que yo traje de Chile. Los narcisos son checos.
Otro agradecimiento


Momento extraordinario. La tumba de Kafka y su familia estaba llena de estos escarabajos. Revisé otras tumbas y sólo revoloteaban algunas mariposas. Al fin tenía a Gregorio Samsa frente a mí.
Luis Araújo
Frente a la tumba de Kafka, recordatorio a Max Brod.
Casita ubicada en la callejuela del Oro, cerca del Castillo de Praga, donde K escribió "Un médico rural".
Verdadero ojo travieso
 
K y Brod en Viena, recordatorio del Hotel Graben.


*Las fotos  de K niño-joven fueron sacadas en la Casa Natal Museo Franz Kafka, al lado de la Iglesia San Nicolás, Praga.


8 Comentarios:

Esteban Dublín viernes, abril 26, 2013  

Bello y fascinante. Envidia de querer hacer el viaje. Añoranza.

Gemma viernes, abril 26, 2013  

¡Qué belleza de texto, Lilian K.!

Abol viernes, abril 26, 2013  

Haz el viaje, Esteban. Vale tanto, tanto la pena. Además, Praga es una de las ciudades más bellas que he visto.
Abrazos
L.

Abol viernes, abril 26, 2013  

Más bello es Kafka, mi adorado escritor. Gracias por tus palabras, Gemma.
Abra(k)sos
L.

sergio astorga jueves, mayo 02, 2013  

Vuelvo después de varios días de haber leído tu texto. Me descubro la frente. Aplaudo, y me toco el vaso del recuerdo. Sin saber qué hacer, cómo decir lo que una devoción significa. La pasión nunca muere en su esperanza.

Miles de contraseñas ahora te habitan. K con ser letra estará insepulto entre los que quieren ser.

Ritos de escritores, los pañuelos tristes florecen en sus gargantas.

Abrazos tullidos fabulados.

Kőrössy András viernes, mayo 03, 2013  

Gracias Lilian Elpich!
Leer esto: http://www.elimparcial.es/cultura/umberto-eco-indaga-en-falsificaciones-historicas-en-iel-cementerio-de-pragai-75610.html

Kőrössy András viernes, mayo 03, 2013  

Gracias Lilian Elpich!
Leer esto: http://www.elimparcial.es/cultura/umberto-eco-indaga-en-falsificaciones-historicas-en-iel-cementerio-de-pragai-75610.html

aricci domingo, mayo 05, 2013  

Que bonito viaje, que bonita ciudad y que hermoso sujeto.

Hay que puro leer este Recorrido K, de antemano imagino esa sincronía de pasado y presente.

Por un futuro mejor.

Abrazo,

Aníbal

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP