Conversación en el medio del agua

A medida que el sapo cruza al alacrán a la otra orilla del lago, conversan.

-¿Quieres la verdad o una mentira piadosa? –pregunta el sapo.
El alacrán duda un segundo y preparando su aguijón responde:  -La verdad.
-Los tigres no volverán nunca más por estos parajes.
El punzón del alacrán se repliega.
-¿Estás seguro?
-Segurísimo. La domadora los expulsó del territorio. Luego, los capturaron y sus pieles fueron vendidas a buen precio.
El alacrán no puede reprimir las lágrimas. -¡Pobrecillos. Qué final más trágico!
-Espera. Hay más. Con látigo en mano, ella me besuqueó hasta que me convertí en hombre.
 -¿Y qué sucedió?
-Lo normal: le dije que estaba en mi naturaleza matarla. Y lo hice.

Aterrorizado, el alacrán se autoelimina y cae al agua hasta desaparecer.
 Feliz de su mentira, el sapo llega sano y salvo al otro lado, donde los tigres lo esperan para jugar con él, antes de devorarlo.
                                                                                                                    
                                                                                                                           A Mega

8 Comentarios:

Gemma domingo, agosto 16, 2009  

Jajaja, domadora, qué habilidad infinita para engañarnos una y otra vez; sin descanso alguno ni menos aún posibilidad de escapatoria. ;-D

A partir de ahora te llamaré "Ojo de tigre". Gracias por este micro tan hermoso.
Un abrazoso (sin embargo)

Librería de Mujeres Canarias lunes, agosto 17, 2009  

Magnífico,y así hasta la eternidad...
Beso a las dos.

Sergio Astorga martes, agosto 18, 2009  

Mis instintos de lector han sido domeñados y ya no sé si fui alacrán color de sapo o lomo de tigre en taxidermia; hombre he sido, naturalmente acecino.
La pregunta es: ¿la domadora es un ave Fénix de galanas plumas?
Me auto elimino y saludo a Mega.
Abrazo de un devorado.
Sergio Astorga

fractal miércoles, agosto 19, 2009  

Otra vuelta de tuerca...
Por segunda vez leo el texto, y no puedo hacer otra cosa que reír.

Diáogo X me parecía un texto perfecto, aunque en ningún momento pensé que era un final, tal vez una puerta abierta a la imaginación.

Con buen humor, te saludo, L.E.

Abol miércoles, agosto 19, 2009  

Gracias por los comentarios, queridos amigos.
A la domadora le encanta la sobrassada y, por supuesto, los tigres envueltos en su propio jugo feroz; también esas aguas de Mega, turbulentas de tanta historia, el poema-concierto de Canariza y el carrusel del Acuarelista de Albuquerque.

Besos de L. resfriada, 38.9, nariz tapada, ojos acuáticos, oídos zumbadores, y unos estornudos que logran que las palabras vuelen.
L.

Abol miércoles, agosto 19, 2009  

Fractal, recién encuentro tu comentario. Así es, todo tiene un principio y un final, y los tigres se mordieron la cola.

¿Cómo estuvieron las vacaciones?

Abrazos.

pau sábado, agosto 22, 2009  

Juegas con las palabras igual que con las ideas, y de todas ellas haces maravillosos cuentos.
Los tigres siempre sobreviven, son demasiado poderosos

Abol domingo, agosto 23, 2009  

Gracias, pau-crisálida del tiempo. Efectivamente, juego. Me encanta.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP