Conversación en el medio del agua

A medida que el sapo cruza al alacrán a la otra orilla del lago, conversan.

-¿Quieres la verdad o una mentira piadosa? –pregunta el sapo.
El alacrán duda un segundo y preparando su aguijón responde:  -La verdad.
-Los tigres no volverán nunca más por estos parajes.
El punzón del alacrán se repliega.
-¿Estás seguro?
-Segurísimo. La domadora los expulsó del territorio. Luego, los capturaron y sus pieles fueron vendidas a buen precio.
El alacrán no puede reprimir las lágrimas. -¡Pobrecillos. Qué final más trágico!
-Espera. Hay más. Con látigo en mano, ella me besuqueó hasta que me convertí en hombre.
 -¿Y qué sucedió?
-Lo normal: le dije que estaba en mi naturaleza matarla. Y lo hice.

Aterrorizado, el alacrán se autoelimina y cae al agua hasta desaparecer.
 Feliz de su mentira, el sapo llega sano y salvo al otro lado, donde los tigres lo esperan para jugar con él, antes de devorarlo.
                                                                                                                    
                                                                                                                           A Mega

8 Comentarios:

Gemma domingo, agosto 16, 2009  

Jajaja, domadora, qué habilidad infinita para engañarnos una y otra vez; sin descanso alguno ni menos aún posibilidad de escapatoria. ;-D

A partir de ahora te llamaré "Ojo de tigre". Gracias por este micro tan hermoso.
Un abrazoso (sin embargo)

siempreconhistorias lunes, agosto 17, 2009  

Magnífico,y así hasta la eternidad...
Beso a las dos.

sergio astorga martes, agosto 18, 2009  

Mis instintos de lector han sido domeñados y ya no sé si fui alacrán color de sapo o lomo de tigre en taxidermia; hombre he sido, naturalmente acecino.
La pregunta es: ¿la domadora es un ave Fénix de galanas plumas?
Me auto elimino y saludo a Mega.
Abrazo de un devorado.
Sergio Astorga

fractal miércoles, agosto 19, 2009  

Otra vuelta de tuerca...
Por segunda vez leo el texto, y no puedo hacer otra cosa que reír.

Diáogo X me parecía un texto perfecto, aunque en ningún momento pensé que era un final, tal vez una puerta abierta a la imaginación.

Con buen humor, te saludo, L.E.

Abol miércoles, agosto 19, 2009  

Gracias por los comentarios, queridos amigos.
A la domadora le encanta la sobrassada y, por supuesto, los tigres envueltos en su propio jugo feroz; también esas aguas de Mega, turbulentas de tanta historia, el poema-concierto de Canariza y el carrusel del Acuarelista de Albuquerque.

Besos de L. resfriada, 38.9, nariz tapada, ojos acuáticos, oídos zumbadores, y unos estornudos que logran que las palabras vuelen.
L.

Abol miércoles, agosto 19, 2009  

Fractal, recién encuentro tu comentario. Así es, todo tiene un principio y un final, y los tigres se mordieron la cola.

¿Cómo estuvieron las vacaciones?

Abrazos.

pau sábado, agosto 22, 2009  

Juegas con las palabras igual que con las ideas, y de todas ellas haces maravillosos cuentos.
Los tigres siempre sobreviven, son demasiado poderosos

Abol domingo, agosto 23, 2009  

Gracias, pau-crisálida del tiempo. Efectivamente, juego. Me encanta.

Publicar un comentario

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape CÍTAME

OJÍMETRO

http://www.wikio.es
Blogalaxia
eXTReMe Tracker
Creative Commons License Free Web Counters
Ranking de blogs

Map IP Address
Powered byIP2Location.com

  © Blogger template Webnolia by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP